LO (HIPER) REAL ABSOLUTO
2014
En la antigua Roma había una práctica militar muy utilizada por las legiones en los asedios llamada “la tortuga”, una estrategia que consistía en la protección de los soldados en formación utilizando la unión de sus escudos a modo de caparazón, los hombres de primera fila protegían el frente, los soldados situados en los laterales y en la última fila podían cubrir los flancos y la retaguardia, mientras que los que quedaban en medio eran los encargados de defender la parte superior, una práctica lenta pero segura que conecta con otros formatos que también interesan al artista, planteamientos más o menos estáticos, muebles e in- muebles, como lo son el bunker, la trinchera o el blockhaus. Ya hemos anticipado que Avelino Sala recurre a elementos vinculados al control, a la represión y al poder, pero también a estructuras de defensa y de posible ataque, para construir unas piezas tridimensionales que se mueven entre la fina ironía de sus esculturas y la rotundidad de sus instalaciones. “Tortuga” es una estructura modular realizada con los escudos transparentes de las fuerzas antidisturbios. Se trata de una escultura de corte minimalista acompañada de una serie de luces en el interior, y que, metafóricamente, habla sobre la defensa pero también sobre el vacío, obre el hermetismo del estado, del poder, y la distancia de éstos con el ciudadano. Una pieza transparente pero rígida e inexpugnable, inaccesible e impenetrable para el individuo, la sociedad, sus intereses y sus reivindicaciones, compuesta por unos elementos que, sin duda, son uno de los símbolos más inquietantes del poder desigual de este estado que se ha instaurado en la zona gris de nuestro tiempo. La pieza acompañada de un DEMOCRACY de 9 metros por dos realizada en material absorvente del sonido nos hace eco de como este concepto esta pervertido y como la voz del ciudadano rebota en los escudos o desaparece en una idea pervertida.