Detente! se presenta en dos pantallas paralelas en la que una misma cantante interpreta a capela dos himnos fascistas, Cara al sol y La facceta nera (su equivalente en Italia). La interpretación es más de carácter lírico, al modo de los lieder clásicos, que militar. La cantante se canta a sí misma y los audio de los dos se entremezclan, con lo que se pretende subrayar lo absurdo y lo endogámico de los totalitarismos, lo parecidos que son unos a otros y lo relativamente sencillo que puede resultar la propaganda y la manipulación de las personas con una interpretación emocional y unas letras sencillas y facilonas. También se han sincronizado para que acaben  a la vez.
¡DETENTE!
2011