Cacotopía es la primera pieza que realizan de forma conjunta Avelino Sala y Daniel G. Andújar, se inscribe en la línea de trabajo que ambos llevan a cabo en torno a la crítica y reflexión sobre las sociedades y sistemas socio-políticos actuales. La metodología forma parte de un modo de hacer que en cierta manera caracteriza a los autores, quienes en múltiples ocasiones han llevado a cabo una investigación iconográfica que les exime de la obligación de crear imágenes. Es decir, rastrean e investigan la llamada iconosfera con el fin de rescatar imágenes que forman parte de nuestro imaginario colectivo. Inscritos en lo que Nicolas Bourriaud acuñó como estrategias de postpodrucción audiovisual, son capaces de aislar la imagen, descontextualizarla y otorgarle un nuevo lugar dentro de la narración que ellos crean con el fin de crear nuevos significados. Es en este sentido que podemos hablar de un trabajo de naturaleza duchampiana que alberga la idea de readymade audiovisual.

En esta ocasión abordan el tema de la cacotopía, (para el que conviene recordar la propia etimología de la palabra: “caco”, lo peor, y “topos”, lugar). El vocablo lo acuñó Jeremy Bentham en 1818 pero fue su discípulo John Stuart Milll quién dio lugar a su sinónimo distopía. La distopía surge por contraposición a la utopía y viene a ser una especie de utopía perversa en la que la sociedad y la evolución transcurren en términos opuestos a los de una sociedad ideal. La distopía alude a una sociedad ficticia ubicada en un futuro cercano donde las consecuencias de la manipulación y el totalitarismo despótico llevado a cabo por el estado dan lugar a un caos incontrolado.

La pieza se divide en 5 capítulos que van planteando diversos modos de pensar la contradicción inherente al vocablo. Los cuatro primeros confeccionados a partir de material proveniente de algunos de los clásicos cinematográficos que abordan la cuestión y el quinto construido a partir de imágenes reales sobre las últimas manifestaciones y reivindicaciones sociales originadas en Atenas, Londres, Roma o Barcelona.

Siguiendo el propio recorrido del concepto nos adentramos en la doble lectura que presenta la pieza. La narración nos permite situarnos en un espacio atemporal que nos es fácilmente reconocible. Presente, pasado y futuro se erigen como estigma de lo contemporáneo a través de una indagación radical en lo etimólogico y sociológico. Planteamientos que reabren debates inaugurados en el s. XVI con Tomás Moro, pasando por Hannah Arendt y sus tesis visionarias de la sociedad o algunas de las últimas teorías de Slavoj Zizek sobre la muerte y el capitalismo.

CACOTOPÍA
2012
colaboración con Daniel Garcia Andujar